Dios es el único

Siempre dedicamos un día del campamento a la amistad. Recibimos a Daniel, el profeta, que tiene una palabra muy importante para todos: No adoréis a nadie más que a Él.

Nabucodonosor tomó la palabra y les dijo: «¿Es verdad Sadrac, Mesac y Abed Negó, que ustedes no sirven a mis dioses y no adoran la estatua de oro que yo erigí? Dn 3, 14

Por la mañana hicimos un juego con todos los acampados: “Dominio”. Seis equipos luchan por dominar diez bases en el campamento. Para mantener su dominio tienen que dejar algunos de sus miembros en la base y estos luchan contra los enemigos que quieran conquistarla. Todo ello haciendo pruebas, comprando cartas de ventajas a los herreros y mercenarios-monitores que ayudan a hacer las pruebas a quien les contrate, siempre con la moneda oficial de los últimos años, la del “Faraón Pepe Toño I”, esta no se devalúa.

De Día 3 – Juego Dominio, …

Hemos tenido una velada muy divertida, en la que los pequeños han presentado a todo el campamento las actuaciones que han preparado para este gran festival. Y nos hemos ido a la cama cuanto antes porque hoy estamos de marcha todo el campamento.
Yo no vuelvo hasta mañana por la tarde.