Llegamos bien y hace mucho frío por la noche

Ayer comenzó el campamento y ya está todo en marcha. Tras la llegada de los muchachos procedimos al ritual de todos los años, explicando todo lo que necesitan saber para pasar un buen rato en el campamento.

Llegamos todo bien y salvo algún percance menor (el típico de hacer juegos, rasgarse las pantorrillas y demás) los niños están disfrutando de lo lindo. Ya os haremos un mayor resumen a lo largo del día ya que estamos los monitores sin parar y apenas tendremos tiempo en estos primeros días para haceros los resúmenes correspondientes de cada día.

Simplemente avisar de que cuando os decimos que hace mucho frío no estamos exagerando. La temperatura de noche no alcanzaba, en la zona de las tiendas, los 10ºC con una sensación térmica menor, agravada por la humedad. Por eso es muy importante la ropa de abrigo, ya que no es que haga fresco por la noche (como en la ciudad) sino que hace mucha “rasca” (a mí se me ocurrió dormir sin calcetines y casi se me congelan los pies).

Nos vemos.

Comentarios

  1. Sendel

    Ay Don Alberto Carlos!
    Aqui donde yo estoy sufro de calor!
    Nada menos que en la Tierra Santa, donde dicen que en invierno hace frío (yo no me lo creo)
    Espero de verdad que este campamento sea para todos vosotros una gracia: que los mayores no sean tan vagos y los monitores no estén tan cansados! Sobre todo los que llegarán ahora de Rio de Janeiro donde yo los vi por última vez…
    Que las marchas sean fructíferas y se de la comunión y la amistad entre vosotros, acampados, monitores y demás!
    Si ves este comentario házmelo saber y espero que saludes a todos los monitores, y acampados que me recuerden y que me tengan presente!
    En esta fecha me ha entrado una morriña muy grande, pues si hay algo que eche de menos realmente es un buen campamento de Gil García a principios de agosto, para reír y llorar, para divertirse y rezar; en resumen para crecer.
    Desde tierras lejanas y extrañas para muchos de vosotros, un saludo y un fuerte abrazo!
    Juan Martín Belda, tu queridísimo hermano de comunidad. 😉

Los comentarios están cerrados.