Hermanos y perdón

El día de hoy lo hemos dedicado a reflexionar sobre la familia: nuestra relación con nuestros hermanos, de dónde surgen las peleas (la envidia, nuestras soberbias) y cómo, al igual que en la vida de José y su familia, el perdón cura cualquier relación destruida. El lema de hoy era:

“Familia en conflicto con un hijo soñador”

Y la cita con la que nos hemos movido es Gn 37, 2-11:

Después tuvo otro sueño, que contó también a sus hermanos. Les dijo: «He tenido otro sueño: Resulta que el sol, la luna y once estrellas se inclinaban ante mí.» Se lo contó a su padre y a sus hermanos. Su padre le reprendió: «¿Qué sueño es ése que has tenido? ¿Es que yo, tu madre y tus hermanos vamos a ir a inclinarnos por tierra ante ti?» Sus hermanos le tenían envidia; su padre, en cambio, reflexionaba.

Gn 37, 9-11

El día de hoy ha sido movidito. Por la mañana, en el desayuno, hemos recibido la visita del director regional del Ministerio del Tiempo Libre, Salvador Mártir, que les informó de que se había cernido una tragedia en el palacio de José, lo que daba inicio a la yincana que iremos realizando durante todo el campamento. Después, hemos competido en los Juegos Olímpicos. Estos han sido los resultados:

  • Oro: Aser
  • Plata: Issacar
  • Bronce: Benjamín

A la tarde, hemos recibido una carta que nos encomendaba a la misión 1 del Ministerio del Tiempo Libre, donde hemos viajado hasta las cuevas de Altamira tras recibir el aviso de los mayores para descifrar unas misteriosas pinturas. A la noche, un juego muy chulo de buscar diferentes parejas de personajes.

Comentarios

  1. Pingback: A toda marcha | Campamento Gil García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *