Contando las horas

Un poco de nervios y mucha ilusión para este año también. Pasan los días y lo tenemos ya a la vuelta de la esquina. Hay que empezar a pensar en como nos las ingeniamos para hacer las mochilas, sin olvidar nada imprescindible.

Aprovecho para presentarme yo, soy Dani, tengo 20 añitos y es la segunda vez que vengo de monitor; más otras veces que he venido de acampado en años anteriores. Me hago cargo de la idea que propuso Juanjo de abrir una ventana al exterior desde el campamento. Gracias a Alberto (otro monitor del campamento) que me ha ayudado mucho sobre todo en el diseño de este sitio, por su experiencia en estas cosas. Espero recibir ayuda también de los demás monitores y jefes si quieren escribir algo aquí.
Es algo nuevo y veremos hasta donde puede dar de sí. En principio la idea es escribir uno o dos artículos al día, contando un poquito como va todo y qué es lo que estamos haciendo. También espero poder colgar una selección de las fotos de cada día (ya os diré como las podéis ver) e incluso algún clip de vídeo si es posible. Todo ello, si resuelvo un par de cosillas que me quedan sobre la conexión a Internet desde allí (que lo haré).

¡Ánimo para todos! Sobre todo a los niños, por los preparativos y la pereza que da salir de las comodidades de quedarse en casa. Pero es ese pecado, la pereza, el primero de los siete que venceremos.

¡Y permaneced pendientes! porque Juanjo ha realizado un cortometraje “Se montó el campamento” que publicaré en cuanto sea posible.

Nueve días en el campo

Gil García es una pequeña localidad al suroeste de la provincia de Ávila, en la cara norte de la Sierra de Gredos. Pertenece a la Comarca de El Barco de Ávila, formada por los Valles del Tormes y del Aravalle. A poca distancia encontramos la frontera de las Comunidades Autónomas de Castilla y León y Extremadura.

Está incluida dentro del Parque Regional de la Sierra de Gredos y cuenta, por un lado, del paisaje típico de montaña y, por otro, está a muy poca distancia del Valle del Jerte en el que hay un paisaje totalmente diferente. Así, con pocos kilómetros de separación encontramos desde preciosos y extensos bosques de castaños, robles y almendros hasta lagos y lagunas de origen glacial (laguna de la Nava, de Valdemingómez, Lagunilla Negra, lagunas del Trampal) lo que otorga a esta parte del valle una gran riqueza ecológica y un alto valor natural que en la actualidad todavía, y a pesar de estar dentro del Parque de Gredos, conserva su fisonomía primitiva y su carácter rural.


El Campamento utiliza las instalaciones de Cáritas Diocesana, ubicadas entre El Barco de Ávila y el Valle del Jerte, siguiendo la N-110. Constan básicamente de tres prados, siendo el más extenso el prado “de arriba” donde tenemos los aseos, los fregaderos, la cocina, los almacenes, la sala de monitores, el aparcamiento, el comedor y espacio para jugar. En otro prado, más pequeño y recogido, y separado por un pequeño bosque, se encuentran las tiendas, ordenadas en forma de círculo.


En el mapa que tenemos puesto a la derecha podemos ver el lugar exacto desde el satélite.

Hace un año

El campamento del año pasado fue un éxito. Alrededor de 100 niños y niñas estuvieron con nosotros.
El lema fue “De la esclavitud a la libertad” y el contexto bíblico en el que lo desarrollamos la liberación del pueblo de Israel de Egipto, el paso del mar Rojo y los mandamientos. Dio mucho juego y fue divertido.


Este año no será menos.

“¿No recordáis como el Señor, nuestro Dios, nos liberó del yugo del Faraón en Egipto? Pues lo mismo va a hacer con nosotros ahora. Él nos dará la Tierra Prometida, la Tierra de la Libertad, que mana leche y miel.”

Podéis ver las fotos de los últimos tres campamentos haciendo clic en los enlaces que tenemos a la derecha.

Actualización: He subido a internet la versión larga (de 24 mins) del montaje de fotos que hice el año pasado y que vimos en la quedada que hicimos en septiembre. Puedes descargarlo pinchando aquí. Merece la pena, tiene mayor calidad y hay muchas más fotos y más canciones que en la versión de youtube.

Si quieres vivir con alegría…

… ven con nosotros a Gil García!

Hoy copio lo que escribió Juanjo, nuestro párroco, en la hoja parroquial de hace unos días:

La vivencia de un Campamento de verano nos ayuda a aprender a leer el Evangelio de la Naturaleza, a valorar la unidad en el esfuerzo compartida, a respirar el aire limpio de la sierra, a contemplar las noches estrelladas, a reírnos juntos en las veladas nocturnas. Es todo un aprendizaje. De pronto, descubrimos que podemos vivir con pocas cosas y ninguna comodidad; que los móviles y las videoconsolas son sucedáneos de la verdadera amistad, del poder dialogar sin prisas, con calma, con otros chicos de otras parroquias y de otros lugares de la geografía española. Es toda una experiencia muy rica que nos ayuda a crecer como personas y a madurar como creyentes.

El vivir 10 días juntos nos permite desarrollar dimensiones que a lo largo del curso, por falta de tiempo, no nos es posible profundizar. Tareas como el compartir la misma tienda, espacios de oración, juegos, trabajos manuales, celebraciones, marchas, natación y otras muchas actividades, con otros niños, con otros jóvenes, es una oportunidad única para crecer en valores como el compartir sentimientos, aprender a jugar y desarrollar la creatividad juntos, ser solidarios, etc.

El campamento de verano es una experiencia de vida cristiana, vivida en comunidad, una comunidad grande formada por 140 hermanos. La oración de la mañana y al final del día jalonan las actividades de cada jornada. No es un campamento para entretener a los chicos, es una experiencia de encuentro con Jesús, que vino del cielo a acampar entre nosotros y revelarnos los misterios del Reino a los pequeños, a los que se hacen como niños. Por eso la actitud básica para poder participar en un campamento de estas características, es dejarse hacer, ir sin pretensiones, abierto a las sorpresas de cada día, sabiendo que Jesús nos ha dicho: “Id, que allí me veréis”.