Las doce tribus

Abraham engendró a Isaac y éste a Jacob (o Israel) que tuvo doce hijos. Estos doce hijos serían posteriormente reconocidos como los patriarcas de donde provienen las doce tribus de Israel entre las que Josué repartió la Tierra Prometida, la tierra de Canaán, Judea y hoy Israel tras el regreso de Egipto.

De pequeños a mayores, y con sus respectivos monitores, las tribus son: Benjamín (Jesús y Elena), Efraín (Pablo y Teresa), Manasés (Mª Carmen y Andrés), Zabulón (Alberto y Claudia), Isacar (Marcos y María), Aser (Marta e Isaac), Gad (Sara Rodriguez y Josué), Neftalí (Auxi y Dani), Dan (Ana Rodriguez y Arani), Judá (Margarita y Carlos), Simeón (Ana García y Saray) y Rubén (Juanjo y Sara Almeida).

Los juegos de la Tierra Prometida

Ayer fue el día de la amistad en el campamento. Pasamos la mañana jugando a juegos tradicionales ambientados en la época hebrea. La petanca, los bolos, el percho, la diana, la rana y la soga sirvieron para enfrentar a las tribus y medir las fuerzas de cada una. La tarde pasó también entre canciones y juegos de pruebas (Casetas de Feria).
Por la noche, para los más pequeños, fue la Noche del Humor, una velada con bromas para novatos y chistes. Los mayores a la «cama» pronto para el duro día de hoy.

De Día 5

De Día 5

Celebramos la Eucaristía a las 8 de la tarde. El lema del día fue «Aceptarnos tal como somos» con el objetivo de luchar contra la reina Envidia. Aprendimos que hay que combatirla con la Caridad, somos imagen de Dios, únicos y creados para ser felices.

«Lo que os mando es que os améis los unos a los otros» Jn 15, 17

Una velada de teatro

Todo el día de ayer lo dedicamos a la creatividad y la imaginación. Cada tribu preparó una pequeña obra de teatro sobre un cuento, que podían modificar. Además tenían que preparar sus disfraces. Por la noche después de la cena llegó la hora de la representación. Tanto pequeños como mayores le pusieron mucha imaginación y fue muy divertido.

De Día 4 – Teatro
De Día 4 – Teatro

El lema del día de ayer fue «El perdón como antídoto», arma que utilizamos todo el día para vencer a la reina Ira fue el perdón, un elemento imprescindible en nuestra vida y nuestra sociedad pero que cada vez se pone menos en práctica. En el campamento, al igual que en la escuela y en otros ámbitos de la vida es muy importante si queremos mantener una buena convivencia. Por eso, además de enseñarles el significado de perdonar y ser perdonado hemos instalado una Tienda del Perdón en donde el padre Juanjo impartirá el sacramento de la reconciliación a todo aquel acampado y monitor que lo necesite. Eso sí, a consultar horario con el párroco.

«No te dejes vencer por el mal
antes bien, vence al mal con el bien» Rom 12,21